Loading...

¿Comer según tu grupo sanguíneo ?

Cada grupo sanguíneo reacciona de distinta manera a los alimentos porque está adaptado  a las condiciones alimentarias que regían en la época en que este grupo apareció sobre la faz de la tierra .

El grupo sanguíneo determina en gran medida el comportamiento de las defensas,es decir, la elección de sustancias que el organismo rechaza por perjudiciales o admite como convenientes.Durante la alimentación se incorporan sustancias extrañas,las lectinas,proteínas que le imprimen carácter a los alimentos ingeridos ,por tanto el sistema inmunológico decidirá una recepción hostil o amistosa.

¿Por qué siguiendo la misma dieta equilibrada algunas personas consiguen mejores resultados en la balanza que otras? Esta fue justamente la pregunta que se hizo el médico y naturópata canadiense Peter J D’Adamo, quien basándose en la nutrición de nuestros genes y en los cambios alimenticios vividos a lo largo de la evolución humana, desarrolló la dieta del grupo sanguíneo.

Tras varios años de investigación, D’Adamo llegó a la conclusión de que existe una conexión entre el tipo de sangre de las personas y la tolerancia a determinados alimentos. Según su teoría, consumir aquellos alimentos que resultan incompatibles con nuestro tipo sanguíneo nos conducirá a un aumento de peso.

Cuando el organismo es sometido a una dieta basada en alimentos que no asimila bien, además de sumar kilos, se incrementa el riesgo de padecer algunas enfermedades. El motivo es que el tipo de sangre es central para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, el cual controla la influencia de los virus, las bacterias, el estrés y otras condiciones capaces de comprometerlo.s más altos niveles de energía.

Esta teoría ha sido plasmada en los libros “Los grupos sanguíneos y la alimentación” del Dr. Peter J D’Adamo y Catherine Whitney, y “Alimentación según los 4 grupos sanguíneos” de la nutricionista J. Casademunt,¨la dieta del grupo sanguíneo ¨del Dr Jörg Zittlau  quienes han diseñado un programa alimenticio que permite comer con salud y sin engordar, teniendo en cuenta la información contenida en nuestra sangre.

En los próximos artículos les explicaré  cuáles son los nutrientes más beneficiosos para su organismo y los alimentos aliados para mantener un peso saludable. Siguiendo las pautas individualizadas de su tipo de sangre como orientación para comer y vivir, podrá perder peso de manera sana y duradera, reforzará sus defensas y alcanzará un mejor rendimiento físico y mental, aumentando la vitalidad y la energía que necesita cada día.

Cambiar los hábitos alimentarios no es tarea fácil,se necesita constancia y disciplina ir quitando poco a poco lo malo y  aumentando gradualmente el consumo de los alimentos favorables para su organismo.
Considerar al plan como un proceso de aprendizaje, que lo llevará a conocer mejor el funcionamiento, las necesidades y las reacciones de tu cuerpo.No debes prescindir de tu sentido común y experiencia propia para seguir a ciegas las indicaciones positivas o negativas.Si descubres que te sienta bien un plato ,aunque figure en la lista de exclusiones de su grupo sanguíneo ,es mejor que escuche la voz de su propio organismo y mantenga ese plato en su minuta. Lo dicho también se cumple en sentido contrario,si algo esta en la lista como positivo y sientes que te cae mal no lo consumas.
A la hora de comer, aprovechar la variedad de alternativas que ofrece la dieta, priorizando siempre productos frescos y de calidad.
Todos los grupos sanguíneos deben evitar las grasas saturadas y los productos refinados, así como la combinación de proteínas animales (carnes) con grandes cantidades de féculas (panes y papas).
Hay que evitar el exceso de escrupulosidad. La rigidez es enemiga del placer: habrá ocasiones y eventos especiales en que es lógico flexibilizar un poco las reglas y permitirse disfrutar con moderación de algunos alimentos que pueden resultar “engordantes”.