Loading...

CUIDADOS DE UN RECIEN NACIDO. PARTE II

DownloadedFile-14

DR Luis Odreman. Neumo-Pediatra. Clinica El Avila . Caracas.

El cuidado de los recién nacidos suele ser objeto de innumerables consejos.
La mayoría de los noveles padres -por falta de experiencia- sienten miedo a la hora de atender a su bebé. Aunque la razón del llanto parezca indescifrable, hay signos que dan algunas luces sobre su causa
Los padres esperan con ansias, tras nueve meses de embarazo, la llegada de su retoño. Abuelas -con cierto grado de entrenamiento en la tarea- se aventuran a dictar las instrucciones básicas para la supervivencia del más pequeño de la casa. Los recién nacidos, considerados así desde su nacimiento hasta pasados los 30 días de vida, son seres humanos bastante delicados que requieren de una atención especial y personalizada.Del cariño y la atención que les sean brindados, dependerá que el desarrollo de los bebés -físico, emocional e intelectual- sea del todo adecuado. La vida de los recién nacidos suele ser completamente rutinaria por sólo girar en torno a la comida y el sueño; de allí la importancia de estimularlos para fortalecer su inteligencia y seguridad.
Según la National Network for Child Care, los padres que se dedican a aprender más sobre el desarrollo de sus recién nacidos pueden planificar las actividades que estimulan el crecimiento y la diversión, adquirir más confianza en sí mismos, darle a conocer a sus hijos el amor que les tienen y demostrarles la capacidad que poseen para hacer ciertas actividades.
Conocer cuáles son los temas más comunes de conversación entre los padres y el pediatra ayudará a revelar algunos de esos mitos que rodean la vida de un recién nacido.
Estornudo.
Los padres se preocupan porque los niños estornudan con frecuencia y parecen estar enfermos, pero no comprenden que “el estornudo no es más que un mecanismo natural de limpieza de la nariz”, explica Odreman al recomendar también que el uso de unas goticas de suero fisiológico pueden inducir el estornudo y facilitar el aseo nasal del pequeño. Está prohibido introducir hisopos -o cualquier otro instrumento similar- dentro de las fosas nasales del bebé, porque podrían resultar lesionadas.
Higiene.
Todas las madres creen que es indispensable sobrevestir al bebé para que luzca hermoso y, por supuesto, super perfumarlo. “A los bebés no se les debe poner perfume y -mucho menos- en la piel. Tampoco se les debe colocar talco porque está demostrado que es dañino para las vías respiratorias”, enfatiza Odreman ante la necesidad de evitar el contacto directo con perfumes que son enormes irritantes de las vías respiratorias. “Hasta les recomendamos a los padres que usen fragancias muy suaves, que se coloquen muy poco o que no lo utilicen porque eso les resulta dañino”.
El uso de champú también está contraindicado porque los recién nacidos no tienen tanto cabello como para necesitar de los beneficios de un limpiador y mucho menos si es cosmético, detergente y perfumado. La misma situación se repite con los jabones que -preferiblemente- deben ser neutros.
Hipo.
“El hipo no puede ser subsanado con la aplicación de un algodón húmedo en la frente, porque es el resultado del reflejo realizado por un nervio -llamado frénico- que está en la zona del cuello y que, por su inmadurez y cercanía con la vía esofágica, se estimula fácilmente después de comer y durante el proceso de la digestión”, explica así Odreman la forma autónoma en cómo el nervio empieza a disparar señales por sí mismo hasta agotarse y desaparecer solo.

Llanto.
Es una de las principales preocupaciones de las madres porque sus causas son aparentemente desconocidas. “El bebé tiene una forma particular de comunicarse -con él mismo y con los demás- a través de su llanto. Él puede estimularse llorando y mantener una cara angelical y sonriente”, distingue Odreman sobre los diferentes tipos de llantos que el recién nacido pueda presentar. “El llanto por cólico, que es fuerte y pertinaz, va acompañado de distensión abdominal, contracción de las manitos y las piernitas sobre la barriga”.