Loading...

CUIDADOS DE UN RECIEN NACIDO.PARTE I

DownloadedFile-14

Dr Luis Odreman. Neumo -Pediatra . Clínica El Avila. Caracas.

Bebés de la A a la Z….
El cuidado de los recién nacidos suele ser objeto de innumerables consejos.

La mayoría de los noveles padres -por falta de experiencia- sienten miedo a la hora de atender a su bebé. Aunque la razón del llanto parezca indescifrable, hay signos que dan algunas luces sobre su causa
Los padres esperan con ansias, tras nueve meses de embarazo, la llegada de su retoño.

Abuelas -con cierto grado de entrenamiento en la tarea- se aventuran a dictar las instrucciones básicas para la supervivencia del más pequeño de la casa.

Los recién nacidos, considerados así desde su nacimiento hasta pasados los 30 días de vida, son seres humanos bastante delicados que requieren de una atención especial y personalizada. Del cariño y la atención que les sean brindados, dependerá que el desarrollo de los bebés -físico, emocional e intelectual- sea del todo adecuado.

La vida de los recién nacidos suele ser completamente rutinaria por sólo girar en torno a la comida y el sueño; de allí la importancia de estimularlos para fortalecer su inteligencia y seguridad. Según la National Network for Child Care, los padres que se dedican a aprender más sobre el desarrollo de sus recién nacidos pueden planificar las actividades que estimulan el crecimiento y la diversión, adquirir más confianza en sí mismos, darle a conocer a sus hijos el amor que les tienen y demostrarles la capacidad que poseen para hacer ciertas actividades.

Conocer cuáles son los temas más comunes de conversación entre los padres y el pediatra ayudará a revelar algunos de esos mitos que rodean la vida de un recién nacido.

Alimentación. La alimentación materna es ideal para los recién nacidos. “Es un alimento seguro, estéril y de una calidad espectacular porque está hecho específicamente para el bebé”, explica Luis Odreman, pediatra de la Clínica El Ávila, ante el beneficio adicional del fortalecimiento de un vínculo emocional y afectivo entre madre e hijo.

El bebé no debe recibir otra cosa además de la lactancia materna. Es indebido incluir bebidas como té -de manzanilla o anís estrellado- y agua -natural o azucarada.

La lactancia artificial o la alimentación con leches maternizadas, produce en los bebés  un consumo mayor de calorías por la digestión de ese tipo de líquido y aumento de los requerimientos  de agua en su dieta.

A las madres les resulta un problema pensar que sus bebés quedan con hambre porque ellas no producen suficiente leche; sin embargo, Odreman explica que “la succión del bebé no es más que un acto reflejo, y no un indicador de hambre, porque una vez que el recién nacido succiona diez minutos de cada pezón queda chupeteándose las manos o los dedos hasta quedarse dormido”. No es recomendable ofrecerles leche artificial ya que van aceptarla y, en consecuencia, se les estará sobrealimentando y retrasando el proceso normal de digestión. “También se le resta importancia al estímulo de la lactancia y el fracaso de la leche materna tiende a ser a muy corto plazo”.La frecuencia dependerá de cada bebé.

Es importante que se establezca un ritmo horario en donde -a libre demanda- el bebé pueda alimentarse durante unos 20 o 30 minutos para luego hacer la digestión entre dos y tres horas. Cuando el bebé manifieste apetito, es aconsejable ejercitarlo y estimularlo un poco para que se despierte. La animación del bebé -después del llanto inicial- permitirá que hagan una buena succión y no se queden dormidos en el seno”, detalla Odreman sobre el correcto desenvolvimiento de la nutrición infantil y la poca posibilidad que existe de enfrentarse con intolerancias alimenticias o alergias.